sábado, 5 de noviembre de 2016

Marco Denevi (Saenz Peña 1922 , Buenos Aires 1998)




 


Ultima Voluntad

Cuando me muera, amor, cuando me muera
Prohibirías  los discursos necrológicos
porque los pronunciarán aquellos mismos
que me dieron por viático veneno.
Impartirás severas instrucciones
para que a mi velatorio no concurra
ni mi cadáver, y si te interrogan
por mí, responde que no voy a fiestas.
En mi partida de defunción escribe
que me he muerto de muerte a fuego lento
porque los Inquisidores de mis culpas
usaron yesca vieja y leña verde.
Y después que me hayan enterrado
no permitas que los sepultureros
funden ninguna sociedad anónima
para explotar mi indefensa calavera.
Todos los días irás al cementerio
a  vigilar mi tumba y cuando notes
que mi carroña nutre biografías
de cuajo arrancarás esa maleza.
Lego mis huesos a los castos lirios
y mi memoria a los desmemoriados.
En cuanto a mi salvación, es suficiente
la sacra ceremonia del silencio.


Del libro Salon de lectura (1974)
Publicar un comentario