viernes, 25 de diciembre de 2015

Milo de Angelis ( Milan 1951)




Todo estaba encaminado. Desde entonces hasta ahora. Todo
el tiempo, luminoso, rozaba los labios. Todas
las respiraciones se unían en el collar. Las sombras
de Lambrate cerraron la puerta. Toda la habitación,
absorta, se convirtió en el primer latido. El negro
de tus cabellos contra el amarillo del último rayo.
Desde entonces. Era el primer día del verano.
El silencio colmaba la frente. Todo estaba
ya en camino, desde entonces, todo estaba aquí, único
y perdido, nuestro y remoto. Todo pedía
ser esperado, volver a su verdadero nombre.

  
Tutto era già in cammino. Da allora a qui. Tutto
il tempo, luminoso, sforava le labbra. Tutti
respiri si riunivano nella collana. Le ombre
di Lambrate chiusero la porta. Tutta la stanza,
assorta, diventò il primo battito. Il nero
dei tuoi capelli contro il giallo dell’ultimo raggio.
Da allora a qui. Era il primo giorno dell’estate.
Il silenzio ci riempiva la fronte. Tutto era
già in cammino, da allora, tutto era qui, único
e perduto, nostro e remoto. Tutto chiedeva

di essere atteso, di tornare nel suo vero nome.


No había más tiempo. La habitación había entrado en una ampolla.
No era posible ya dividir la esencia. No tenías más el collar.
No tenías más tiempo. El tiempo era una luz
marina entre las persianas, una fiesta de religiosas,
la herida, el agua en la garganta, Villa Litta. No había
más día. La sombra de la tierra llenaba los ojos
con el miedo de los colores perdidos. Cada molécula
estaba en la espera. Hemos mirado el remiendo
de las manos. No había más luz. Una vez más
nos están llamando, juzgados por una estrella fija.


Non c’era più tempo. La camera era entrata in una fala.
Non era più dato spartire l’essenza. Non avevi
più la collana. Non avevi più tempo. Il tempo era una luce
marina tra le persiane, una festa di sorelle,
la ferita, l’acqua alla gola, Villa Litta. Non c’era
più giorno. L’ombra della terra riempiva gli occhi
con la paura dei colori scomparsi. Ogni molecola
era in attesa. Abbismo guardato il rammendo
delle mani. Non c’era più luce. Ancora una volta
ci stanno chiamando, giudicati da una stella fissa

traducido por  Elena Tardonato Faliere

seleccionado del libro Esplendor en las sombras Tres voces italianas contemporáneas Edición bilingüe Selección, traducción y notas de Elena Tardonato Faliere y María Cecilia Micetich

Huesos de Jibia 2015
Publicar un comentario