domingo, 6 de diciembre de 2015

Ana Ajmátova(Bolshoi Fontán, Ucrania, 1889-Domodedovo, Rusia, 1966)


La mujer de Lot.



Pero la esposa de Lot, miró hacia atrás
y se convirtió en un pilar de sal.
(Libro del Génesis.)

Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios
 por una montaña negra, siguiendo su huella,
 mientras una voz incansable acosaba a la mujer:
—No es demasiado tarde, aun puedes mirar hacia atrás.

Hacia las torres rojas de tu Sodoma nativa,
al patio donde una vez cantaste, al pabellón para hilar,
a las ventanas de la enorme casa
donde la descendencia santificó tu lecho conyugal.

Una sola mirada: súbita punzada de dolor en sus ojos,
antes de poder emitir cualquier sonido.
 Su cuerpo se derritió en sal transparente
 y sus ligeras piernas claváronse en la tierra.

 ¿Quién penará por esta mujer?
¿No le resulta de sobra insignificante a nuestra incumbencia?
 Incluso así, nunca la negaré en mi corazón,
 ella que murió porque eligió volverse.

 Versión  de Kira Galván

Unos van por un sendero recto..

1
Unos van por un sendero recto,
 Otros caminan en círculo,
añoran el regreso a la casa paterna
 y esperan a la amiga de otros tiempos.
 Mi camino, en cambio, no es ni recto, ni curvo,
 Llevo conmigo el infortunio,
voy hacia nunca, hacia ninguna parte,
 Como un tren sobre el abismo.

 2
En las profundidades de la música
 no hallé respuesta alguna:
 sólo la mudez y el sosiego
 junto al fantasma del verano. 

3 Yo voy hacia donde ya nada es cierto. 
Allá donde el más querido compañero es apenas una sobra:
 El viento irrumpe desde el jardín perdido
 y bajo los pies sólo siento el frío del camino.

 Versión de Jorge Bustamante García. 

Cuando una persona muere
Cambian también sus retratos.
Sus ojos miran de otra forma, y sus labios
Sonríen con otra sonrisa.
Yo me di cuenta de esto al regresar
Del entierro de un poeta.
Desde entonces, con frecuencia, he comprobado
Que mi conjetura era cierta.

versión del mismo traductor


Publicar un comentario