domingo, 29 de noviembre de 2015

Enrique Butti (Argentina, Santa Fe, 1949)



Kavafis

El griego de Homero
resuena más firme
que esta lengua de exilio que pronuncio,
y Creta, Atenas, Bizancio
son más reales que esta
Alejandría de barrios malolientes.
Las estaciones del pasado
me son más familiares
que las dependencias del pequeño ministerio
en las que me pierdo cada mañana,
que el local del carnicero
o el portón del prostíbulo
que también lleva a mi casa,

Mis poesías,
las voces de Darío o Cesarión,
huelen
gotean sangre
y gimen de pasión,
mas cercanas a las confusas
noches en calles ahogadas por la canícula
que a la suave
lenta adormidera
de las hojas de los libros.

La erudición me ha servido
al menos para no sentirme
un bicho raro.
Los escritores que buscan vida
a menudo se entierran en las bibliotecas,
y los que anhelamos el recogimiento
somos arrebatados
cada noche en cada esquina
por el martirio de un placer distinto.
Publicar un comentario