domingo, 7 de junio de 2015

Yorgos Seferis (1900 Esmirna,1971 Atenas )



XVIII

Lamento haber dejado pasar un río ancho entre mis dedos 
sin beber ni una gota.
 
Ahora me hundo en la piedra.
 
Un  pequeño pino en la tierra roja,
 
no tengo otra compañía.
Lo que amé desapareció junto con las casas
que eran nuevas el verano pasado
y que se desplomaron con el viento del otoño.


XIX

Y si el viento sopla no nos refresca
y la sombra permanece angosta bajo los cipreses
y alrededor sólo cuestas de montaña

Nos pesan
loa amigos que no saben ya cómo morir.



traduccion de Horacio Castillo
Publicar un comentario