lunes, 19 de agosto de 2013

Juan Sasturain (1945 , González Chaves, Provincia de Buenos Aires)



Poema para recuperar una mujer


Dicen que hay dos clases de mujeres:
las que te cobran y las que te lo hacen pagar.
La que yo digo es de clase única.
No tiene caja habilitada
y ya gastó su talonario de facturas
en el último ejercicio registrado en común.
Ahora sólo espera que yo llegue
regalado.
Dicen que hay dos clases de regalos:
los que se esperan y
los que se hacen esperar.
El que yo digo es de clase única.
Se empaqueta solo
se pone el moño desde adentro y se arrima
a la puerta de su amor a esperar que le abran.
Dicen que hay dos clases de amor:
el que te mata y el que no te deja vivir.
El que yo digo es de clase única.
Pasta en la reserva para animales
en vías de extinción,
se cuida con fervor de resucitado y ya
no muerde:
come de la mano y hasta se deja domesticar
sin que se le marchiten los colores
o lo espante la muerte.
Dicen que hay dos clases de muerte
pero no es cierto:
sólo hay una y ya pasó.

la mentira y sus piernas

La mentira tiene piernas muy cortas;
la verdad no camina, se arrastra,
las palabras se mueven con soltura ideal.
las mentiras tiene piernas muy bellas,
la verdad se las mira de reojo
y el mundo silba, se hace el distraído.
La mentira tiene piernas muy largas,
yo camino con mis pies y, como el mundo,
me muero por las dulces, suaves piernas
de la mentira, que ni se acuerda de mi.


de Carta al Sargento Kirk y otros poemas de ocasion
Publicar un comentario