domingo, 3 de abril de 2011

Vasko Popa (Vrsac, 1922-Belgrado, 1991)



Las manos encendidas

Se hunden dos manos encendidas
En el altamar del cielo

No se aferran a la estrella
Que a su alrededor vuela
Parpadea y se santigua

Hablan de algo con los dedos
Quién podrá descifrar
El lenguaje de los dedos en llamas

Cierran sus palmas solemnemente
En forma de caballete

¿Hablarán de la vieja casa
Que abandonaron incendiada
O acaso de la nueva
Que piensan construir?

Lejos de nosotros (fragmentos)

21

Tus manos llamean
En la hoguera de mi cara

Tus manos me abren el día
Tus manos florecen
En el lejano desierto en mi interior
En el que nadie ha entrado

Tus manos sueñan en las mías
El sueño de todas las manos consteladas del mundo


Traducidos por Dubrabvka Suznjevic


La casa en mitad del camino (1956)

1

Nuestra casa está en mitad del camino
Que une el primer sol con el último

Nuestra negra suerte de doradas manos
Fue nuestro único arquitecto

Imaginó parece un puente celestial
Una balanza de sol quizás
Y resultó una casa

2

Desde entonces surgen espectros en el camino
Y seres peligrosos y altisonantes
Y comerciantes de sol

Desaparecen las casas hermosas
En la lucha entre cielo y tierra
En el rechinar de la oscuridad
En el grito de socorro de la luz
En el pataleo de los cascos sobre el techo



3
Cada tanto el cielo se separa de la tierra
La casa aparece de nuevo en mitad del camino
Aparece hermosa

Sí como un puente celestial
Como una balanza de sol

4

El camino sigue ocupado en sus cosas
Une el primer sol con el último

Sólo los vientos
Que sirven en torno a la casa
Dispersan el hedor de los cuernos ardidos


Del libro Sal lobuna. 1975
Publicar un comentario